Centro Vegetariano Renacer

Lavaje Intestinal –

Su alternativa para una mejor calidad de vida


Que es un lavaje intestinal.


Es un método altamente eficaz para la prevención de cáncer de colon,que se efectúa a través de un sistema mecánico de alta tecnología, que irriga el intestino con agua en flujo continuo y a temperatura corporal,penetrando al colon por gravedad, llegando al ciego, eliminado las toxinas por retroceso.

Esta técnica se ha desarrollado en Estados Unidos. Realiza una limpieza profunda, pero no erosiva, eliminado parásitos, mucosidades y elementos tóxicos dañinos para el organismo, aliviando los dolores

de cabeza, congestión de los senos frontales, dolores de hombro y cuello.


Para tener en cuenta

Los seres humanos tomamos las mejores prevenciones y averiguamos e investigamos para mantener en perfectas condiciones el motor de nuestro coche, colocándoles los mejores productos en combustibles,

aceites, chequeos para que no tengan problema alguno, y así obtenemos un perfecto funcionamiento de los mismos.

Pero no hacemos lo mismo con nuestro cuerpo, no nos detenemos a pensar ni a investigar con qué nos estamos a alimentando y con tal de que sea rico, lo ingerimos. Estos alimentos son refinados con aditivos químicos, colorantes, conservantes, resaltadores de sabor, grasas saturadas, (carnes, lácteos, café, gaseosas, etc ).

Este tipo de alimentación satura nuestro organismo, intoxicándolo y provocando alergias, insomnio, parásitos, nerviosismo, ansiedad, temores, dolores de todo tipo, constipación, pólipos, divertículos, problemas de próstata, problemas en ovarios, prolapso, mareos, etc. Todo esto produce enfermedades que «gastan» y envejecen prematuramente todo nuestros órganos y en consecuencia el cuerpo.


¿Por qué debemos ser vegetarianos?

El mantener una dieta vegetariana es un regalo que nos hacemos a nosotros mismos.

Nos sentiremos mejor, la calidad de nuestra vida mejora y la pesadez de nuestra deuda kármica se reduce y se nos ofrece entrada dentro de los sutiles y celestiales reinos de las experiencias internas.

Las razones están basadas con el sentido común, con la salud, la nutrición, la ecología, el medio ambiente, la ética, el sufrimiento animal y el hombre en el mundo.


Consejos para restablecer y mantener la salud

Todas las enfermedades son generadas por parásitos o virus que se encuentran en el colon. Para recuperar la salud y la alegría es necesaria una limpieza intestinal profunda.

Evitar dulces – azúcar refinados – productos elaborados artificialmente – harinas blancas – carnes y lacteos

derivados de animales. Lo ideal es consumir productos orgánicos naturales( recién extraídos de una huerta).

  • El equilibrio se da en el cuerpo, en la mente y en el alma.

  • El 80% de nuestra ingesta diaria debe ser cruda y orgánica ( ya que mantiene las vitaminas y las enzimas digestivas) para una mejor calidad de vida.

  • Es importantísimo bañarse dos veces al día con esponja vegetal con agua unicamente y enjuagarse con agua y limón. Finalmente masajearse el cuerpo con limón.

  • Dormir 8 horas diarias.

  • Todos los problemas de salud provienen de la intoxicación del hígado y por ende del colon. Para evitarlo, se aconseja el lavaje intestinal. Es importante evacuar diariamente, para tener calidad de vida. El exceso de productos naturales es contraproducente.

  • El consumo diario de verduras, por su alto contenido en fibras y vitaminas favorecen la digestión.

  • Comer tomate sin semillas.

  • Comer fruta una hora antes de las comidas, (nunca después), al comerla después no es digerida correctamente y provoca fermentaciones. Lo antedicho es válido también para los postres.

  • Usar elementos de teflón o acero inoxidable. El aluminio es tóxico.

  • No cocinar con sal ni con aceite. Condimentar en el plato.

  • No usar desodorantes ni jabones porque tapan los poros, que es por donde se eliminan las toxinas( para prevenir problemas cancerígenos).

  • Como desodorante usar agua con limón: deja la piel suave, limpia y tersa, té de malva para los baños de asiento y para beber.

  • Para la higiene íntima: lavarse con medio limón con agua en el bidet.

  • Tenemos que aprender a querernos y controlar la mente con energía y pensamientos positivos. Tratar de controlar los nervios para una vida mejor, respetándonos y respetando a los demás.

  • Una vez a la semana, hacer un día de ayuno tomando un vaso de agua con jugo de medio limón cada dos horas. Entre tanto comer manzana ( para limpiar) y pera ( para evacuar).

  • Todos los días comer ensalada cruda ( que da los nutrientes) de zanahoria, remolacha, repollo, lechuga, radicheta... todo de estación. La cantidad es medio plato. Para condimentar usar aceite de oliva o girasol de primera presión en frio, sal marina o rosada.

  • Variar la dieta. Comer todos los días un cereal diferente con ensaladas crudas. Un día ensalada con mijo, otro día ensalada con quinoa, otro día con lentejas o arroz integral yamani, etc.

  • Hacer buches con un chorrito de limón y bicarbonato de sodio. Y luego cepillarse con aloe vera.

  • No consumir harinas. Mate con yerba orgánica, malva, manzanilla, ambay, cedrón y boldo. Endulzar con hierba dulce.

  • Los alimentos deben ser bien masticados para que se forme jugo gástrico.

  • Consumir un diente de ajo todos los días como pastilla, nivela la presión arterial y elimina los parásitos.

  • No aferrarse a las cosas viejas: traen tristeza. Hay que aprender a liberarse.

  • Es aconsejable ser vegetariano desde la gestación para que en la adultez ser feliz.

  • Tomar bebidas: mate, tés y cafés de frutas, a no mas de 30 grados. Si el agua no está a temperatura ambiente, afecta la vellosidad intestinal. Cuando comemos tenemos en forma lenta, pausada y disfrutando los sabores. Entre bocados dejar los cubiertos sobre la mesa, si masticamos correctamente haremos llegar la comida bien triturada a nuestro estómago y cuando llegue a los intestinos, las vitaminas y minerales se distribuirán sin ningún inconveniente, llegando a nuestros órganos con facilidad.

  • No sentarse nervioso a la mesa, ni mirar televisión.

  • Hablar agradablemente y poco, lo necesario.

  • Terminar una sobremesa donde reine la paz. Nada debe dañar el medicamento que está entrando por nuestra boca.

  • Sea feliz: no cocine.

  • Estar agradecido por las bendiciones que recibimos todos los días. Aprender a reconocerlas.

  • No quejarse.

  • Predicar con el ejemplo

  • DESAYUNE COMO UN REY, CENE COMO UN MENDIGO. COMER DEMASIADO PUEDE DAÑAR SU SISTEMA DIGESTIVO.